Boletín n°. 5

facebooktwitterpinterestmail

Ariccia, 5 ottobre 2019

SEMBRAR LA PALABRA,
CON LA FANTASÍA DE LA COMUNICACIÓN

Queridas hermanas:

Un Gracias especial a cada una de ustedes y a cada comunidad. Les hemos sentido verdaderamente cerca con sus mensajes, con su oración y con su recuerdo que han donado al aula capitular y a los confines del mundo.

En los primeros días del mes de octubre, como ya saben, nos hemos dedicado al discernimiento y a la elección de la superiora general y de las seis consejeras. Todo ha sucedido en un clima de oración, de discernimiento, de fe, de serenidad y de escucha del Espíritu.

Con profunda gratitud, hemos acogido los dones que el Señor ha querido hacer a nuestra Congregación, llamando al servicio de gobierno y animación para el próximo sexenio a:

Hna. Anna Caiazza, superiora general
Hna. Clarice Wisniewski, consejera
Hna. Bruna Fregni, consejera
Hna. Donna William Giaimo, consejera
Hna. Micaela Pae, consejera
Hna. Shalimar Rubia, consejera
Hna. Anastasia Nduku Muindi, consejera

Al mismo tiempo expresamos nuestro más profundo gracias a Hna. Anna Maria Parenzan y a las consejeras que la han acompañado en estos últimos seis años.

Precisamente en el día de san Francisco, el santo que restauró la Iglesia de su tiempo con la fuerza del Evangelio, hemos sido recibidas por el Santo Padre en la Sala Clementina en el Vaticano, el día de su onomástico.

Con visible emoción Hna. Anna Caiazza ha dirigido al papa Francisco, palabras de estima y gratitud a nombre de todas las Hijas de San Pablo, esparcido por los cinco continentes:

Gracias por su magisterio, hecho de gestos más que de palabras; por su testimonio de fe, de humildad, de desapego y de pobreza que continuamente nos dona. Deseamos acoger con gratitud sus palabras, involucrarnos plenamente en aquel “Proyecto de renovación de la Iglesia” del que también nosotras tenemos tanta necesidad…

El don que deseamos ofrecerle es simbólico, como signo de reconocimiento por el Motu proprio sobre la Palabra; le ofrecemos algunos ejemplares de la Palabra de Dios publicados, por nuestras editoriales en diversas lenguas y el volumen del nuevo Leccionario en lengua swahili, impreso para las naciones africanas…

Nos ponemos en escucha de su palabra y pedimos su paterna bendición sobre nosotras, sobre las conclusiones de nuestro Capítulo, sobre el nuevo gobierno que está iniciando su mandato y sobre todos los miembros de la Familia Paulina.

Papa Francisco, después de haber escuchado con gran atención las palabras de Hna. Anna, se ha dirigido a las capitulares con un mensaje para nosotras muy importante, del que extraemos algunos pasajes:

Queridas hermanas… el tema que han elegido… «Levántate y ponte en camino» (Dt 10,11), confiando en la Promesa, es fuertemente bíblico, en el cual se remite a la experiencia de Moisés, la experiencia de Abraham, de Elías… del pueblo de Dios. La historia de la salvación, ya sea de cada persona, como del pueblo, está enraizada en la disponibilidad a partir, a levantarse, a ponerse en camino, no por iniciativa propia, sino como respuesta al llamado y a la confianza en la promesa…

En estos tiempos “delicados y duros”, como decía san Juan Pablo II, es más que nunca necesaria la fe… Para ustedes: reencontrar los elementos de la profecía paulina, redescubrir la itinerancia apostólica y misionera, que no puede faltar en una Hija de San Pablo, de modo de poder habitar en las periferias del pensamiento y las periferias existenciales.

Nacidas de la Palabra, para anunciar a todos la vía luminosa de la vida, que es el Evangelio de Jesucristo, ustedes llevan en su ADN audacia misionera. Nunca disminuya está audacia, en la conciencia que el protagonista de la misión es el Espíritu Santo.

Espero que el Capítulo que están viviendo sea un momento propicio para preguntarse: ¿cómo expresar la profecía paulina, en respuesta a los llamados que nos llegan en este nuestro tiempo?

Se trata de ponernos en camino por los caminos del mundo, con una mirada contemplativa y pienso, de empatía por los hombres y mujeres de nuestro tiempo, hambrientos de la Buena Noticia del Evangelio… Quisiera subrayar “compasión”. Es una palabra tan evangélica… Es la compasión de Dios… Ser misioneras con el testimonio de la vida centrada en Cristo, en particular ustedes, a través de la producción editorial, digital y multimedial, promoviendo la formación crítica al uso de los media y la animación bíblica… En tiempos de cansancio y frustración, Dios manda a Elías: «Levántate y come» (1Re 19,5)… Largo es el camino que aún queda por recorrer (cf. 1Re 19,7). Nutridas con el pan de la Palabra, sigan adelante, en medio de las luces y las sombras del contexto cultural en el que vivimos – ¡arriesguen, arriesguen! –, sean fieles a la perspectiva que le es propia, es decir, no en primer lugar un juicio moral, sino la búsqueda de las oportunidades para sembrar la Palabra con la “fantasía” de la comunicación. En este contexto las animo a reavivar el don de la fe, dejándose iluminar siempre por la Palabra, centro de su vida personal y comunitaria, en la liturgia y en la lectio divina. Es la Palabra la que mantiene encendido en su Instituto el espíritu apostólico. Los dones que me han traído expresan su carisma…

Queridas hermanas, las asista siempre la intercesión del Apóstol de las gentes. Les acompañe también mi bendición, que de corazón imparto a todas sus comunidades esparcidas en el mundo…

El último día del Capítulo ha sido de alabanza y de gratitud por el gran don del 11° Capítulo general. Día caracterizado por la condivisión de la experiencia capitular que llevaremos a nuestras comunidades en las varias circunscripciones.

El saludo final de Hna. Anna Caiazza, la celebración eucarística presidida por P. Valdir José De Castro, superior general de la Sociedad San Pablo y la participación de la Familia Paulina, han hecho de la conclusión del Capítulo un momento de fiesta y de esperanza para el nuevo camino que nos espera…

Unas gracias particulares a todas ustedes que han seguido el Capítulo a través del humilde instrumento del boletín. Unidas en la oración, las saludamos con afecto.

 

Equipo para la información-boletín
Hna. Julieta Stoffel y Hna. Francesca Pratillo